Usamos cookies propias y de terceros.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

miércoles, 28 de mayo de 2014

IZQUIERDA XUNIDA DE CASTRILLON TRIPLICA SUS RESULTADOS EN LAS EUROPEAS

En Castrillón hemos devuelto el golpe al bipartidismo. Los resultados electorales en las recientes Europeas demuestran el cansancio y el hastío de los electores respecto a Partido Popular y PSOE y sus políticas. Ambos pierden a más de la mitad de su electorado respecto al 2009. Por contra, Izquierda Xunida casi triplica sus resultados subiendo 11 puntos, hasta un 18,23%. 

Hacemos lo que debemos. No tenemos caretas. Somos lo que la gente ve. Cumplimos nuestro programa. Y nuestro programa siempre tendrás tres prioridades: 1º "la gente", 2º "la gente" y 3º "la gente". Todo ello frente a las injustas políticas del bipartidismo que nos han llevado a la situación actual. Eso es lo que la gente ha votado en estas europeas.

Por otro lado la irrupción de PODEMOS en el panorama electoral es recogido en Izquierda Unida como una victoria de proyectos que buscan la transformación de esta sociedad en nuestra misma dirección, y si bien nosotros como organización política no hemos llegado a sus potenciales votantes, sí se abre un posible espacio de colaboración  de toda la izquierda política, social y cultural para conformar un gran bloque social y político como alternativa de gobierno.

En este enlace os dejamos un resumen de los resultados de las Europeas. Pincha RESULTADOS EUROPEAS.

jueves, 1 de mayo de 2014

LLAMAMIENTO DE IZQUIERDA UNIDA PARA EL 1º DE MAYO

La celebración de este 1 de Mayo, fiesta internacional del mundo del trabajo, va a estar lejos de ser una mera fiesta ritual. Estamos en el sexto año de una profunda crisis del sistema capitalista y el neoliberalismo intenta imponer una salida que refuerza la explotación, vacía el llamado Estado del Bienestar y conculca los derechos de los trabajadores.

 Las políticas neoliberales están agravando la crisis: la inestable y débil creación de empleo de los últimos meses sólo da lugar a una mayor desprotección social, como consecuencia del incremento del paro de larga duración y la pérdida de prestaciones y, sobre todo, de la aplicación de las reformas laborales, que está generando trabajadores pobres. Pobres con contrato.

 La población activa disminuye y la emigración juvenil crece. El deterioro de los servicios públicos fundamentales es evidente. La desigualdad y la pobreza se están extendiendo hasta límites insoportables, afectando especialmente a la infancia y la mujer.

Con todo ello, lejos de resolverse los problemas, el déficit no se reduce y la deuda pública aumenta rápidamente. Las medidas de austeridad son un fracaso. El sufrimiento que se impone sólo sirve para garantizar la rápida recuperación de los beneficios empresariales.

En Francia, por ejemplo, vemos como, se utilizan con descaro por parte de un Gobierno socialdemócrata las mismas argumentaciones que se usaron en España para justificar las políticas antiobreras de recortes. En otros lugares, los conflictos militares y las amenazas de guerra se refuerzan.

La lucha, la movilización y la organización en sindicatos de clase, sigue siendo la mejor arma de los trabajadores y trabajadoras.

 Así vemos como acciones como la de la limpieza urbana en Madrid y en otras ciudades, las huelgas en la enseñanza, los logros de las mareas en la sanidad de Madrid, la lucha de Coca Cola, Sniace o ALSA, por poner sólo algunos ejemplos, y sobre todo la gran movilización por el pan, el techo y el trabajo del 22 de marzo, están cambiando la situación.

 Junto a ello, hay que cambiar la correlación de fuerzas en las instituciones. En concreto, las próximas elecciones europeas pueden permitir que la fuerza del mundo del trabajo, de la ciudadanía, se refleje en el próximo Parlamento Europeo. Lo fundamental de las políticas que afectan a nuestros salarios, a nuestras pensiones, a los servicios sociales y a los derechos laborales se decide en Europa. Está en juego mucho de lo que afecta a nuestras vidas y es preciso destrozar el bipartidismo para que se abran paso los intereses de los pueblos de Europa.

 Las políticas de la Comisión Europea, del Banco Central y del Fondo Monetario Internacional (la llamada troika) en alianza con los intereses del gran capital y de la banca intentan reforzar la explotación de los trabajadores y trabajadoras de todos los países de Europa, desde los ”minijobs” en Alemania o los contratos “cero horas” en el Reino Unido hasta la congelación salarial en Francia y las reformas laborales en España.

 Frente a esas políticas hay soluciones y recursos para financiarlas, mediante una reforma fiscal progresiva y suficiente y la lucha contra el fraude y la economía sumergida. Es posible la recuperación de la demanda, única forma de aumentar el empleo, mediante la subida de salarios y pensiones, el incremento de la inversión pública productiva y la mejora del gasto social.

 En este 1 de Mayo es también crucial la lucha por la defensa de los servicios públicos, de los derechos laborales, la negociación colectiva y la democracia. Esa lucha proporcionará la fuerza para abrir el camino a otra política. Igualmente está tan vigente como siempre el carácter internacionalista del 1 de Mayo. Por ello, Izquierda Unida llama a la solidaridad con los trabajadores y trabajadoras del mundo entero y, especialmente, con los que luchan por la paz y por condiciones de trabajo mínimamente dignas. Una parte fundamental de esta solidaridad queremos compartirla combativamente con el resto de los trabajadores y trabajadoras europeos, víctima de las decisiones de la troika, y especialmente con aquellos que más están sufriendo las políticas de recortes.

 Izquierda Unida llama a su afiliación y al conjunto de trabajadores y trabajadoras a participar activamente en las manifestaciones, concentraciones y actos convocados por los sindicatos de clase.